Los vestidos para bodas perfectos

Los vestidos para bodas constituyen un mundo de posibilidades dentro del cual es fácil perderse. Si te encuentras perdida eligiendo el atuendo perfecto para una fecha tan especial, puedes tener en cuenta las siguientes recomendaciones para buscar tu vestido ideal.

Claves para escoger vestidos de boda

Existe un protocolo que debemos tener en cuenta cuando se trata de escoger un traje perfecto para asistir a una boda. Uno de las reglas más conocidas es la de evitar el color blanco y otros tonos similares, como el marfil, el beige o el vainilla. Esos colores están reservados para los vestidos de novia y es muy importante que las invitadas no se confundan con ella. El negro también está prohibido, pues es un tono que asociamos habitualmente con el luto.

Puedes encontrar vestidos para fiesta en una gran diversidad de cortes, aunque lo habitual es dejar los vestidos largos para las bodas de noche y los cortes tipo cóctel para los enlaces de mañana. En ambos casos será necesario combinar el traje con unos zapatos de tacón, aunque puedes escoger la altura que más se adapte a tu experiencia con este tipo de calzado. En lo que a complementos se refiere, menos es más y un look poco recargado es siempre la opción más elegante.

No obstante, es posible que los novios dicten un código de vestimenta concreto, cosa que ocurre habitualmente en las bodas playeras o ibicencas. Si se da el caso, entonces debes obviar las recomendaciones de los expertos y adaptarte a la petición de los novios.

Vestidos de boda para las damas de honor

En este caso, es posible que la novia designe unas directrices para el traje de las damas de honor, o incluso que ella misma escoja el vestido. Por lo tanto, si vas a acudir a un enlace en calidad de dama de honor, tendrás que dejar de lado tus preferencias.

Una de las cosas fundamentales será que el vestido de la novia vaya a juego con los de las damas de honor, acordes todos al estilo de la boda. Las damas de honor pueden ajustarse al protocolo según sea de día o de noche, aunque lo habitual es que lleven vestidos largos.

Los colores predominantes en este caso van a ser los rosas, azules y morados, especialmente en sus variantes pastel. La novia puede decidir que todas las damas de honor lleven un mismo corte en el vestido o bien que las formas sean distintas, adaptándose al cuerpo de cada una, mientras se mantenga la tonalidad escogida.

La madrina de la boda

Otra de las figuras fundamentales de un casamiento es la madrina de la boda. Debe diferenciarse de las otras invitadas, ya que su papel es especial. Tradicionalmente, la madrina debe llevar un traje recatado y ser el símbolo de la elegancia y sofisticación de la boda. No está de más que se ponga de acuerdo con la novia para llevar un estilo acorde a su vestido.

A diferencia del resto de invitadas, la madrina puede llevar un vestido largo incluso en las bodas de día, motivo por el que habitualmente llevan este tipo de corte. Además del negro y el blanco, la madrina debe evitar los colores demasiado llamativos. Así es que muchas se decantan por los colores pastel o la gama de los tonos tierra.

Sea cual sea tu caso, no te dejes abrumar por todas las opciones que ofrecen los vestidos para bodas y busca, ante todo, aquel que encaje mejor con tu estilo personal. No te olvides de que la opción más recomendable siempre es que estés cómoda para que puedas disfrutar de una fiesta inolvidable.

Te invitamos  a conocer más sobre nuestros servicios

Conoce nuestros  Jardines y Salones para bodas en Granada  que son ideales para celebrar tus eventos desde Bodas Civiles en Granada  hasta Comuniones en Granada y recuerda que siempre cuentas con la posibilidad de alojarte en un Hotel cerca de Granada para que tu evento sea completo. 

 

Datos de la imagen
Fuente: http://www.pixabay.com
Nombre del autor de la imagen: ©LisaLiza
URL: https://pixabay.com/es/vestido-chica-hermosa-mujer-manos-864107/

GALERÍA DE IMAGENES
© 2015-2018 All rights reserved. Hotel Restaurante Boabdil
Diseño Web Tarragona | Posicionamiento Web TGN | Creativat